Prensa

El nombre del barco, respeto por las tradiciones náuticas

22 Enero 2018 - Noticias - Prensa

Quièn sea dueño de cualquier barco se le llama “armador” y no importa si el casco tiene una eslora de veinte o sólo tres metros, y mucho menos si la propulsión es a vela, a motor o simplemente con remos, como el legítimo propietario todavía estará obligado a dedicar el respeto que le espera.

Creo que ni siquiera debería existir un semirrìgido, un bote o una canoa al que se le puede negar la dignidad de tener un nombre.

¿Tienen presente cuando refresca el viento y el mar se agita y se pone amenazador? En esos momentos podría elaborar en su mente la dificultad de estar saludable y seguro o al menos seco para el amarre. Llegando al puerto finalmente y después de terminar el amarre se sentirá obligado a agradecer a todos los que han compartido el mérito de navegación de llegar a buen término. Felicito al comandante (también una auto-celebración de vez en cuando no hace daño) y luego con toda la tripulaciòn, pero sin duda no dejarè de decir, susurrar, o al menos pensar: cuanto lo hizo bien … el barco obviamente!

El nombre del barco, tradicionales o de tendencia, es decir, que sea María como My Dream, viene determinado, dedicado e impuesto por aquellos que han “hecho” el barco y luego deciden vararla por primera vez. Digo “hecho” para preservar la continuidad histórica entre los muchos propietarios que una vez materialmente lo construian y a los muchos que aún hoy en día, con un ùnico esfuerzo, firman un cheque para el derecho de propiedad.

¡Atención! Cuando deban comprar un barco usado, se abstengan de los habituales juegos de imaginación para inventar un nuevo nombre. Sólo si el pobre no lo tuviera, tendràn la obligación de darlo con la solemnidad que la tradición dicta para esta condición, de lo contrario habràn solo adoptado una criatura que ya ha sido “bautizada” con el rito de la puesta en marcha, en el que su primer armador ha dado el nombre para distinguirlo de cualquier otro barco.

Es por eso que se dice que cambiar radicalmente el nombre trae mal. Y está permitido agregar el nombre original el que desee el nuevo propietario.

Veamos un ejemplo sencillo: si el barco tiene escrito en el casco o en los documentos el nombre “María” y quiero ponerle en lugar “Julia”, puedo añadir el nuevo nombre sólo de esta manera “María Julia”. Con este truco si los nombres anteriores fueron particularmente de fantasìa, pueden ser rescatadas soluciones brillantes: “My love Angela”, “Valentina of my dream”, “Only You Teresa” o caer víctimas de situaciones más complicadas, ya que podría ser para “Refosco de María “; Se convierte casi en una solución trágica para aquellos que deseen dedicar a su amado, sin poder cambiar el nombre, la compra de “Cocal”.

La otra regla fundamental e indiscutible es el género masculino o femenino de la embarcaciòn independientemente del nombre que se le atribuye. La tradicciòn marítima, de hecho, requiere que todos los buques que pertenecen a la Marina Militar sean masculinos, mientras que los mercantes y de recreo sean femeninos. Entre los barcos de la regata de la Marina todavía deberìa ser “el” mítico “Estrella Polar” y no podemos olvidar “el” conocido por todos “Vespucci”.

Por el contrario, parece fuera de lugar, pero nos esforzaremos a decir “La Mario” y “La Refosco”.

Así que existe una etiqueta náutica de respetar, cuyas reglas, nunca escritas, son compatibles con las tradiciones orales que a menudo degeneran en falsos rituales. Paolo, omito su apellido, me aseguró que, para sustituir la inscripción del nombre de un barco, sería necesario que el nuevo propietario se entretuviera a bordo con una “profesional” y sólo después de haber logrado este “ritual” ninguna maldición habrìa obstaculado la aposición del nuevo nombre.

Buena la excusa! Creo que para dar crédito a una de estas particulares ideas, haya favorecido el hecho de que ella aceptara al final que “Maria Cocal *” se convirtera en el nuevo nombre de su barco. Buen viento

* Cocal – en dialecto veneciano es generalmente la gaviota, la figuración se aplica a estúpido, la frase viene de …… estùpido como un cocal.

Galería de imágenes:

Imagen: El nombre del barco, respeto por las tradiciones náuticas | Alcaidesa Marina
Reserva / Presupuesto su atraque en Alcaidesa Marina